IDCLP » Diabetología

Diabetología

La diabetes es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo. La diabetes no tiene cura, por eso es esencial conocer qué es, por qué se produce y cuáles son los tratamientos más convenientes, así cómo los diferentes tipos de diabetes.

La diabetes es un conjunto de enfermedades que comparten como característica común altos niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. La diabetes se manifiesta cuando el páncreas no es capaz de producir suficiente insulina (diabetes tipo 1) o cuando la insulina que es producida no es capaz de procesar la glucosa adecuadamente (diabetes tipo 2). Las mujeres embarazadas también pueden manifestar diabetes, denominada diabetes gestacional. Asimismo, cuando una persona tiene un alto índice de glucosa en la sangre pero que no es suficiente para que sea considerado diabético, se dice que sufre de prediabetes. Los diagnosticados con prediabetes corren un alto riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2.

Diabetes tipo 1 // Causas

La diabetes tipo 1 puede ocurrir a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes.

La insulina es una hormona producida por células especiales, llamadas beta, en el páncreas, un órgano localizado en el área por detrás del estómago. La insulina se necesita para movilizar el azúcar de la sangre (glucosa) hasta las células, donde se almacena y se utiliza después para obtener energía. En la diabetes tipo 1, estas células producen poca o ninguna insulina.

Sin la insulina suficiente, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo en lugar de entrar en las células y el cuerpo es incapaz de usarla para obtener energía. Esto lleva a los síntomas de diabetes tipo 1.

La causa exacta de este tipo de diabetes se desconoce, pero la más probable es un trastorno autoinmunitario. Una infección o algún otro desencadenante provoca que el cuerpo ataque por error las células productoras de insulina del páncreas. Este tipo de trastorno se puede transmitir de padres a hijos.

Diabetes tipo 2 // Causas

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que dura toda la vida (crónica) en la cual hay altos niveles de azúcar (glucosa) en la sangre. La diabetes tipo 2 es la forma más común de esta enfermedad.

La diabetes es causada por un problema en la forma como el cuerpo produce o utiliza la insulina. La insulina es necesaria para mover el azúcar en la sangre (glucosa) hasta las células, donde ésta se almacena y se usa posteriormente como fuente de energía.

Cuando usted tiene diabetes tipo 2, la grasa, el hígado y las células musculares normalmente no responden a dicha insulina. Esto se denomina resistencia a la insulina. Como resultado, el azúcar de la sangre no entra en las células con el fin de ser almacenado para obtener energía.

Cuando el azúcar no puede entrar en las células, se acumulan niveles anormalmente altos de éste en la sangre, lo cual se denomina hiperglucemia.

Por lo general, la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente con el tiempo. La mayoría de las personas con esta enfermedad tienen sobrepeso en el momento del diagnóstico. El aumento de la grasa le dificulta al cuerpo el uso de la insulina de la manera correcta.

La diabetes tipo 2 puede presentarse también en personas delgadas y es más común en los ancianos.

Los antecedentes familiares y los genes juegan un papel importante en la diabetes tipo 2. Un bajo nivel de actividad, una dieta deficiente y el peso corporal excesivo (especialmente alrededor de la cintura) aumentan el riesgo.

Diabetes gestacional // Causas

Es la presencia de glucemia alta (diabetes) que empieza o se diagnostica primero durante el embarazo.

Las hormonas del embarazo pueden bloquear el trabajo que hace la insulina. Cuando esto sucede, los niveles de glucosa se pueden incrementar en la sangre de una mujer embarazada.

Usted está en mayor riesgo de padecer diabetes gestacional si:

Pruebas y tests para controlar la diabetes

La medición de la glucosa en la sangre es una de las mejores herramientas para mantener la diabetes bajo control. Si te haces mediciones frecuentes y llevas nota minuciosa de los resultados, tú y tu equipo de atención médica dispondrán de información muy precisa sobre tu control de la diabetes.

Existen muchas pruebas para medir la glucosa de tu sangre, pero quizás, el automonitoreo de la glucosa es una técnicas más sencillas y fáciles de realizar, ya que te permite saber de manera inmediata:

• Cómo lograr y mantener niveles específicos de glucosa en la sangre.

• Cómo prevenir y detectar los niveles bajos de azúcar y evitar los episodios graves de hipoglucemia.

• Cómo evaluar el efecto de los distintos tipos de comidas y actividades físicas sobre tus niveles de glucosa en la sangre.

• Cómo ajustar la dieta, el ejercicio y la dosis de los medicamentos en respuesta a los resultados de tus mediciones de la glucosa.